¿Pensando en tener un chatbot? Antes de tomar la decisión, conoce cómo deberías entrenarlo

¿Te gustaría seguir recibiendo artículos como este?

Por: Gabriela Jaimes Galindo

Para cumplir con estas expectativas, muchas compañías están implementando chatbots en sus canales de venta online y en sus tiendas físicas. 

¿Qué son? 

Los chatbots son programas de Inteligencia Artificial que pueden interactuar con las personas a través de mensajes de texto o voz, ofreciendo asesoría y ayuda en el proceso de compra.

Sin embargo, para que un chatbot pueda brindar un servicio de alta calidad, es necesario entrenarlo adecuadamente. Esto implica enseñarle a responder de manera precisa, empática y personalizada a las preguntas de los clientes.

¿Pensando en tener un chatbot? Antes de tomar la decisión, conoce cómo deberías entrenarlo

Entonces… ¿Cómo puedo entrenarlo? 

Existen varias técnicas que se pueden utilizar para entrenar a un chatbot. La primera es la retroalimentación, que consiste en analizar las respuestas del chatbot y corregir aquellas que no son adecuadas o no proporcionan la información necesaria. 

En segundo lugar, está el entrenamiento supervisado, en el que se le proporciona al chatbot un conjunto de datos y preguntas previamente definidas, y se evalúa su capacidad para responder de manera adecuada, mejorando su precisión y la eficiencia en el tiempo.

Y como tercera opción, se pueden utilizar técnicas de aprendizaje profundo, que se basan en redes neuronales y permiten que el chatbot aprenda de forma autónoma a partir de la información que recibe, ofreciendo respuestas más personalizadas y adaptadas a las necesidades de cada cliente.

¿Pensando en tener un chatbot? Antes de tomar la decisión, conoce cómo deberías entrenarlo

En resumen, son tres formas en las que puedes entrenar a tu chatbot, todas esenciales para garantizar un servicio de alta calidad. Sin estas herramientas de aprendizaje para mejorar la precisión y eficiencia del chatbot, la intención de implementarlo para facilitar información, podría convertirse en lo contrario. Un gran aprendizaje es: no buscar un chatbot 100% autónomo. La destreza y creatividad humana son características fundamentales en  conversaciones que agregan valor.

Ahora nos queda un otro reto por resolver, ¿Cómo hago que mis clientes no sientan que hablan con un robot? En este artículo te contamos como lograrlo.

También te puede interesar:

¿Te gustaría seguir recibiendo artículos como este?